13 de diciembre de 2012

Mascarilla nutritiva con aceite de coco

 

Hoy os voy a hablar de un tratamiento para el pelo con aceite de coco.

Yo me compré este, pero los hay en envases más pequeños y más bonitos. El mío concretamente contiene 200 ml y me costó 6,39 €, lo compré en un herbolario que hay cerca de mi casa.

Primero os voy a hablar un poco de este aceite, como podéis observar en la foto se encuentra en estado sólido y es algo que me llama mucho la atención. Se solidifica por debajo de los 25 ºC ( por lo que supongo que en verano estará en estado líquido), así que ahora mismo lo derrito poniéndolo bajo el grifo con agua caliente. No es un método engorroso porque necesitas muy poca cantidad, también he oído que hay gente que lo pone encima del radiador y hace la misma función.

Propiedades del aceite virgen de coco 

El aceite de coco tiene propiedades calmantes y regenerativas, además de ser antioxidante, antibacterial y anti-hongos. El masajear tu cuero cabelludo con este aceite asegurará que el mismo esté libre de caspa. Es un excelente acondicionador que contribuye a estimular el crecimiento, en especial en cabellos maltratados. También provee el cabello con las proteínas necesarias para nutrir un cabello dañado.
¿Cómo lo aplicamos?

Yo lo uso como pre-lavado. Así que lo caliento hasta que obtengo una cantidad suficiente para poder cubrir mi pelo de medios a puntas (sé que pone que se puede masajear el cuero cabelludo, pero aún no me he atrevido a probarlo dado que tengo el cabello graso), lo dejamos actuar media hora (como mínimo) y después lavamos el pelo con normalidad. Solo lo he hecho una vez, pero os puedo decir que me deja las puntas suaves (y eso que últimamente mi cabello estaba muy estropeado).

Potenciar efecto

Para potenciar el efecto de las mascarillas (todas) en nuestro pelo lo ideal es aplicar calor para que penetre en profundidad. Podemos conseguir esto de varias formas, poniendo un gorro de ducha, poniendo papel de film, incluso una bolsa de plástico si no tienes nada de esto en casa. También puedes humedecer una toalla con agua caliente y aplicar directamente, cuando se enfríe lo que podemos hacer es calentarla en el microondas.

¿Lo has probado alguna vez? ¿Te ha funcionado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.